DIRTY TALK - EL ARTE DE EXCITAR CON EL LENGUAJE

En: comment Comentario: 0 favorite Me gusta: 267

Dirty talk, el arte de excitar con el lenguaje

Durante la actividad sexual afloran nuestras formas más primitivas de comunicación; gemidos, gruñidos y sonidos guturales predominan en el ambiente. Sin embargo, a veces también se nos escapan frases que bien parecen estar sacadas de un vídeo porno. Este hablar sucio, más comúnmente conocido como Dirty talk, consiste en jugar con un lenguaje, a menudo, picantemalsonante e, incluso, rozando lo vulgar con el fin de explicitar en voz alta nuestros deseos sexuales sin tapujos. Está demostrado que este recurso lingüístico estimula la excitación de manera similar a los besos y las caricias, tanto en quien lo verbaliza como en quien lo oye. No obstante, tiene una característica peculiar y es que puede llegar a resultar ofensivo en un contexto ajeno al sexual.

Un mito recurrente es confundir el Dirty talk con lanzar insultos durante las relaciones sexuales. Sin embargo, este tipo de vocabulario puede estar presente en intercambios de rolessexting, sexo telefónico, juegos de sumisión-dominación; filias, fantasías o fetiches; en las indicaciones o refuerzo positivo ("más rápido, sigue así, adoro tu sabor...") que damos a nuestra pareja sexual, en las verbalizaciones-reflejo ("ah, sí, oh..."), etc. También se incluyen aquí las palabras de cariño y amor que afianzan los vínculos emocionales y la intimidad de la pareja. A veces, entendemos el concepto erróneamente y es eso lo que nos hace sentirnos ridículos a la hora de ponerlo en práctica. El miedo a resultar poco deseables o eróticos y a romper la magia del momento, nos abruma, nos paraliza y nos cohíbe; por lo que preferimos optar por el silencio.

El Dirty talk es, como todas, una práctica recíproca y apta tanto para mujeres como para hombres. Aunque, cabe destacar, que nuestra sociedad coitocentrista y patriarcal, impulsa al hombre a tomar la iniciativa, tal y como se observa en la pornografía. ¿A quién no le suena la frase "eres mi puta"? A ello se debe que esta técnica suela tacharse de machista, por el hecho de reforzar la relación de dominación-sumisión tradicional entre ambos sexos. Es más, parece existir una tendencia generalizada que indica que a la mujer le gusta, en parte, recibir ese lenguaje obsceno pero le cuesta usarlo, sobre todo, por vergüenza. Te animamos a que NO caigas en este tópico, olvida las referencias existentes en ese sentido, y ¡disfruta!

 

Para introducirnos al Dirty talk hay que empezar poco a poco, alcanzar un punto medio entre el silencio y el hardcore. No se trata solo de saber qué decir sino de cómo y cuándo hacerlo. Si nunca antes lo has probado... no te preocupes, ¡hay una primera vez para todo! Para dominar el arte de hablar sucio, quédate con nosotros, te desgranamos los mejores tips:

       · Conciénciate. Es cierto que nuestro entorno y la educación que hemos recibido nos han contagiado cierta represión sexual. Sin embargo, el objetivo del sexo es disfrutar mediante la libre expresión de aquello que nos gusta y nos excita, y todo lo que hagamos para lograrlo, si es consensuado, está bien.

       · Supera tu vergüenza y déjate llevar. Puede que la primera vez sientas que rozas lo patético pero no te coartes, observa el efecto de tus palabras en tu pareja: ¿cambia el ritmo? ¿responde? ¿se excita? Su lenguaje corporal será tu mejor feedback.

       · Practica. A veces puede sonar torpe o agresivo si se hace inesperadamente o sin consentimiento pero no nos engañemos, nadie nace siendo experto. Por eso, prueba a decir guarradas en voz alta frente al espejo o durante tus masturbaciones en solitario, a modo de entrenamiento.

       · Hazlo progresivo, de menos a más, en 5 sencillos pasos:

       1. Previamente al encuentro. Entona a tu pareja incluso antes de veros. Si va a ser algo planificado, comienza enviándole un mensaje sugerente ("¿me has echado de menos?, he pensado mucho en ti hoy..."). El típico tonteo por Whatsapp, con un lenguaje que suene natural y cómodo.

       2. La expectativa. Cuando estéis compartiendo espacio y las ganas te puedan, pídele sutilmente que se acerque. Un "llevo todo el día pensando en ti" o "no podía aguantar más para verte" son buenas combinaciones para empezar ya que denotan la urgencia y las ganas sin resultar demasiado explícito. 

       3. Preliminares. Con los primeros besos y caricias, dile a tu pareja qué quieres hacerle y que te haga, o hazle preguntas. Esa sensación de mostrarte a su merced, puede disparar la temperatura. Susúrrale al oído tus fantasías "cada noche sueño con..., como me excitaría que...". 

       4. Pasad a la acción. En cada práctica o postura, anímate a dar indicaciones a la otra persona "mejor así, tócame aquí, más rápido, más fuerte...", refuerza sus virtudes "cómo me excita ponerte los ojos en blanco, me deshago apretando tus brazos mientras me embistes..." y dale feedback sobre cómo lo está haciendo "no pares, sigue así, qué rico, me encanta cuando me...". Hazle propuestas indecentes "quiero hacerte...". Explota tu creatividad.

       5. El después. Tras el encuentro no os avergoncéis, seguís siendo los mismos. Dile a tu pareja qué es lo que más te ha gustado, lo que menos, cómo te has sentido y qué te gustaría probar la próxima vez. La comunicación pos-sexual os ayudará a ir mejorando y afianzará vuestra confianza.

         · Usa una jerga adecuada. Para sonar sexy, debemos elegir un lenguaje acorde al momento. HUYE de ser remilgado. Decir vulva solo desencadenará un ataque de risa. Usa los sinónimos más obscenos que se te ocurran. No es momento de componer versos y rimas, ahora flotan tus instintos más primitivos.

¡OJO! Te dejamos algunas consignas a tener en cuenta para disfrutar al máximo del Dirty talk, ¡toma nota!

         · Incluye suspiros, gemidos, jadeos y gritos pero sin forzar ya que, si es algo que no haces a menudo, tu pareja lo notará.

         · Esta técnica puede usarse con desconocidos o con tu pareja sexual habitual. No obstante, es más efectivo y erótico cuando ya existe un vínculo previo de confianza y comunicación entre ambos.

         · Nivel experto: Mantén el contacto visual mientras se hablan. ¡Resulta muy excitante y disparará vuestra energía sexual!

         · El Dirty talk no consiste en faltar el respeto así que, si algo te ofende, exprésalo.

         · Ve aumentando la intensidad, juega con el tono de voz, con el volumen... En definitiva, siéntete sexy.

         · ¿Qué deberías sentir al practicarlo? seguridad en ti, confianza en el otro, libertad y sensualidad. Si estas sensaciones se ven nubladas por sentimientos de incomodidad, vergüenza, duda o ridiculez... ¡Algo estáis haciendo mal! Volved al inicio.

         · NO finjas ser una estrella del porno. Debes sonar sexy sin exagerar ni mentir. No te limites a lo que crees que la otra persona quiere oír, expresa tus verdaderos deseos. Recuerda que tu lenguaje verbal y no verbal deben ir en consonancia y si uno de ellos denota tu excitación y el otro no... algo falla.

Cuando pensamos en sexo, distintas posturas, sexo oral y masturbación vienen a nuestra cabeza, pero no tenemos en cuenta el poder de la comunicación. Cómo nos expresamos y nos dirigimos a nuestra pareja sexual puede marcar, tal y como hemos visto, un punto de inflexión en la experiencia, pudiendo incluso mejorar la calidad y el grado de intimidad en la pareja. Hay quienes lo ven como una forma exagerada de deshinibición pero, seamos sinceros, ¿a quién no le gusta oír algo picante de los labios de su pareja en el momento justo? Así pues, el mejor consejo que te damos para disfrutar el Dirty talk sin sonar ridículo es perder la vergüenza y poner en práctica todo lo que te hemos enseñado. Te prometemos que una vez que lo pruebes, no dejarás hueco para silencios en tu vida sexual.

Comentarios

Sin comentarios en este momento!

Deje su comentario

Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña